Tarta de café con nueces



2-3 cucharaditas de café espresso soluble 
75 g de nueces
4 huevos
200 g de azúcar moreno
200 ml de aceite de girasol
200 g de harina de trigo 
2 cucharaditas de levadura en polvo
Sal yodada
Mantequilla para el molde
300 g de queso fresco para untar 
125 g de azúcar glasé
12 nueces peladas para decorar
Material adicional: papel para hornear
Hacer 150 ml de café fuerte con el café soluble y dejar enfriar. Picar las nueces en trozos grandes. Separar las yemas de las claras. Mezclar brevemente las yemas de huevo, el azúcar y el aceite con 100 ml del café. Tamizar la harina, la levadura en polvo y un pellizco de sal, añadir a la mezcla anterior y mezclar brevemente. Montar las claras a punto de nieve con un pellizco de sal, dividir en 3 porciones e ir mezclando una a una las porciones con la masa anterior. Al añadir la última porción, introducir también las nueces picadas y mezclar. Cubrir la base de un molde desmontable (22 cm Ø) con papel para hornear, engrasar el resto del molde y verter la masa. Hornear en el horno precalentado a 170 ºC durante aprox. 50 minutos. Apagar el horno y dejar reposar la tarta dentro durante unos 5-10 minutos, y después retirar y colocar sobre una rejilla. Dejar enfriar durante 5 minutos y después desmoldar y retirar el papel con cuidado. Dejar enfriar por completo y cortar por la mitad, de manera que tengamos una mitad superior y otra inferior.
Mezclar el queso fresco con 2-3 cucharaditas de café y remover con una espátula. Añadir 25 g de azúcar glasé tamizado previamente y mezclar. Extender la mezcla sobre la mitad inferior de la tarta y colocar la mitad superior encima. En un cuenco, tamizar el resto del azúcar glasé y mezclar con el resto del café, unas 2-3 cucharaditas, hasta obtener un glaseado espeso. Cubrir la parte de arriba de la tarta con el glaseado, decorar con las nueces y dejar secar.


Entradas populares