Poleá de la Tata Chana

Pensar en la Tata Chana me dá paz, ella era la tata de mis amigas María y Fafa Arcas, tata a su vez de su madre Carmen; gran amiga de mi madre. Recuerdo de la Tata Chana el color de su piel, su pelo blanco, y la pulcritud de sus ropas, si no estaba vestida de blanco, llevaba un vestido de rayas azules y blancas, siempre muy planchada y con una sonrisa en su boca.
Recuerdo una de sus últimas Navidades hace casi 20 años, en la cocina de casa de mis amigas, con un plato de poleá, días de risas y añoranza.
He encontrado esta receta, te la dedico a tí, gracias por cuidar de nosotras.

 

100 grs. de harina                                                                            
4 cucharaditas de azúcar
3 vasos de leche                                                                               
½ copa de anís
Una cucharada de matalahúva                                                         
Un trozo de cebolla
6 cucharadas de aceite de oliva                                                       
Una rebanada de pan
Canela molida                                                                                   

Freír la matalahúva y la cebolla en el aceite, colar, reservar el aceite y tirar la matalahúva y la cebolla.
Poner en una cacerola el aceite ya frito, la harina, el azúcar y la media copa de anís, e ir removiendo con cuchara de palo a fuego lento.
Ir añadiendo la leche poco a poco, a fuego lento y sin dejar de remover hasta cocer la pasta.
Echar en recipientes individuales y dejar enfriar.
Freír unos trocitos de pan (coscorrones), y poner por encima, espolvoreándoles canela molida.

Entradas populares