Tortilla caprichosa de emergencia

Esta entrada se la dedico a mi madre realizadora en ocasiones de esta original receta y a mi tía Ana Mª .

La tortilla admite casi todas las combinaciones imaginables. El resultado depende, sobre todo, del tiempo disponible y del fondo de nevera o despensa. Pero hay una tortilla que en la culinaria española es intocable. Ese hueco lo ocupa la tortilla de patatas. 
Entre otras, puede elaborarse con o sin cebolla, rellena o sin rellenar, pero lo que gusta y se espera de ella es que quede jugosa, con grosor suficiente y textura dulce. Una tortilla con una equilibrada mezcla de patata cortada en cuadrados pequeños o rodajas, frita a fuego suave casi confitada, escurrida de aceite y mezclada con el huevo batido para que al cuajarla quede al gusto de cada uno. Hay a quien gusta casi deshecha en su interior o con el huevo bien cocinado y más seca.
Su elaboración es casi sagrada y su presentación refleja en gran medida la pericia de la persona que la cocina: si sabe hacer una buena tortilla de patata, sabe hacer casi cualquier receta.
Y de pronto aparece la tortilla 2.0, la tortilla de emergencia, la de los pisos de estudiantes, la que refleja que apetece una tortilla diferente, sin espumas ni sifones, sin deconstrucciones, pero tortilla de patata, rápida, fácil, sorprendente y diferente: la tortilla de patatas chips.
Utilizar un aperitivo "de bolsa" puede resultar sorprendente y curioso para probar, al menos, una vez. A partir de ahí, se decide si entra en el recetario de caprichos o se destierra por infame copia de una tortilla de patatas insustituible.

Su elaboración paso a paso

Para elaborar una tortilla de patatas chips, se emplea una bolsa de este tipo de patatas, lisas u onduladas, según el gusto. Usar patatas lisas consigue como resultado una tortilla con crujiente interior muy apetecible. 
Se procede de la siguiente manera: se baten los huevos, se trocean las patatas chips sobre el huevo batido, pero no en exceso, y se cuaja de inmediato en una sartén antiadherente con un poco de aceite de oliva. Al hacerlo rápido, se consigue que la tortilla mantenga el toque crujiente una vez elaborada. De igual modo, se ha de consumir al instante, ya que pasado un tiempo la humedad del huevo empapa la patata y la tortilla pierde su textura crujiente.
Las patatas chips onduladas, debido a su grosor, pueden "sustituir" a la patata natural. Se procede de la siguiente manera: se ponen a remojo cubiertas de leche o de un caldo de ave durante 5 minutos, de forma que se rehidratan ligeramente, se escurren, se mezclan con el huevo batido, se cuaja la mezcla en una sartén antiadherente caliente con unas cucharadas de aceite de oliva. El resultado es una tortilla más similar a la tortilla de patatas original.
La propuesta de tortilla de patatas chips se concluye con tres recomendaciones:
  • No comparar las tortillas: cada tortilla tiene su estilo, su momento y su público.
  • No conviene agregar sal al huevo, ya que las patatas chips ya están saladas.
  • Si ha gustado la idea, se puede probar a elaborar tortilla de patatas chips con las distintas variedades de sabores a la venta en el mercado. Todo un mundo de posibilidades gustativas. 


Entradas populares